jueves, 13 de agosto de 2015

Nancy

Nancy (1)

Una pequeña de nueves años estaba acostada en su cama, viendo la televisión, hasta que escucho el llamado de su madre, rápidamente fue hasta donde su madre, le dijo que fuera a el patio, que iba a llover y tenía la ropa afuera, la niña con pesinas ganas salío. Le temía miedo a estar sola en el patio, y más a estas horas, eran las doce de la noche, sabía que por más que le digera a su madre su respuesta sería la misma, que fuera.

Entre empujos fue destediendo la ropa, se podía ver las estrellar desde ahí, se acordo de cuando las veía con su padre acostados en el cesped, antes de que muriera, con impaciensa empezó a recoger. Sin saber que a su alrededor habían tres espirutos, lo unico que sintio fue un escalofrío tenue. Vio una sombra en lo más adentro de su patio, donde la oscuridad estaba, empezo a recitar una canción para quitarse el  miedo.

-Nada pasa tranquila, es una simple sombra, estan en todas partes-Se dijo para sus adentros, pero la verdad el miedo seguia ahí, mientras que seguía con la ropa, vio que la sombra se estaba moviento, se quedo quieta sin hacer ningun moviento.

-¿Hola?-Dijo en un grito ahogado, lo dijo para su cobenencia porque la verdad no esperada respuesta.

Mientras que veía la sombra, se obligo a apartar la mirada, mientras que sus huesos temblaban, vio que la luz de luna ilumino, la parte del patio donde veía aquella sombra, veío unos ojos color azul, en sus adentros hubo un grito, descabellado, daba un paso por minuto hacía atras, mientras que la sombra con ojos azules, daba uno adelante, ella retrosedía un paso.-Tranquila es una alucinación, es solo eso-, se repetia una y otra vez, pero no le podía decir a sus pies que dejaran de caminar. Las cosas que hacía no eran pasadas por su cerebro para analizarlas. No sabía que era lo que había pasado, pero la sombra fue más rápida que ella, se movio tan rápido que para sus ojos había sido una simple brisa.

Se dio de cuenta que era un hombre, intento verle la cara pero era cubrida por la capucha, y un sueter negro.

-Oíga voy a llamar a mi madre, esta aquí-Vio los ojos azules otra vez, se quedo en ellos algo en esos ojos era raro, el extraño le tomo su muñeca diciendole.

-Aquí no estas a salvo-Le dijo aquel hombro, sintio una descarga en su muñeca, haciendo que su sangre se convirtiera en hielo, rápidamente vio su muñeca quieriendo safarse de su agarre, pero le hacia deño, cuando le dejo de agarrar la muñeca, sintio que todo daba vueltas, y lo siguiente que escucho fue el grito de su madre.

Sus ojos se cerrarron, aunque ella no quisiera, se desperto días después en un hospital sola, con una enfermera a su lado derecho.

-Oh, has despertado, tu madre va a estar muy contenta.

-¿Qué...que me paso?

-Bueno eso es lo que te iba a preguntar, y bueno no soy la persona correcta para hacer esa pregunta-Me quede en silencio, no sabía que había pasado, me desperte en un hospital con una enfermera a mi lado, salío rápidamente, al parecer estaba contenta, mientras que yo reposaba en la camilla. Minutos después llego un doctor, me examino, y después se sento a mi lado.

-¿Cómo te sientes?

-Un poco fuera de lugar.

-Es algo normal, has pasado unos días aquí.

-¿Qué?-Dije un poco asustada, cuanto tiempo tenía aquí.

-Tienes una semana aquí, tu madre te ha visatado todos los días, después de trabajar, te trajeron en una ambulancia, te has desmaydo en el patio de tu casa, te ingresaron el lunes.

-Eso significa que es domingo.

-Ayer cumpliste una semana, hoy es lunes-Nancy duro unos minutos pensando, no sabía que hacer-Al parecer te has demayado, pero no logro saber porque, tus examenes dijeron que estabas en perfectas condiciones, me puedes decir que paso esa noche.

Me quede en silencio, movi mi brazo y me dio un fuerte dolor, al parecer se reflejo en mi rostro porque el doctor me ayudo.

-Es normal que te duelan unas partes del cuerpo al moverte, has pasado tiempo en cama, para tus musculo en nuevo que te muevas, ahora ¿Recuerdas algo?-Otro silencio, en realidad no recordaba nada, nada más despertarse en este hospital.

-No...no....n...no puedo recordar nada.

-Bueno te puedes dar tu tiempo, tranquila-Dijo saliendo de la habitación-En unas horas va a llegar tu madre.

Me que de en silencio, viendo la habitación era totalmente blanca, me sente con gran dolor, agarrando el control que había a mi derecha, poniendo la tele, mientras que las preguntas pasaban por mi cabeza-¿Qué me había pasado?, ¿cómo llegue aquí?-Pasaron una y otra vez pero era en vano, porque no importaba el tiempo que pasaba no tenía respuesta.






5 comentarios:

  1. Me ha encantado sigue escribiendo..., sinceramente espero ver otras historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, por leer y por su comentario tambien xD.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Jajaja gracias por leerlo xD y más por el comentarios!!!!

      Eliminar